jueves, 13 de mayo de 2010

Terror Inc.: El plan desmembrador (David Lapham/Patrick Zircher)

Terror Inc. fue una serie de corta duración de Marvel de los 90's protagonizada por Terror, un personaje que Dan Chichester había creado para Epic. Una vez metido en la continuidad del Universo Marvel, la serie no cuajó y sólo llegó a los 13 números entre 1992 y 1993. El personaje no llegó a aparecer en otro cómic Marvel hasta más de una década después, rescatado por Robert Kirkman para una saga de su Marvel Team-Up, tras la que apareció en algunos otros cómics de la compañía como personaje invitado. Como no he leído ninguno de los tebeos antes mencionados y estoy tirando de Wikipedia, paso a comentar el tebeo que tengo ahora entre manos.

En 2007 se empezó a editar bajo la linea para adultos de Marvel,  Max, una nueva miniserie de cinco números de Terror Inc., con guiones de David Lapham (autor de la cojonuda serie Balas perdidas y la principal razón por la que me acerqué a este cómic) y dibujos de Patrick Zircher (ilustrador proveniente de la industria del rol pasado al cómic en los 90's; en Marvel ha dibujado para series como Cable & Deadpool, Iron Man y para DC Nightwing).

En Terror Inc. Lapham actualiza el origen del personaje y nos muestra como un guerrero vándalo del siglo IV mata a un antiguo demonio que le maldice con una vida eterna de podredumbre en la que contínuamente deberá sustituir sus miembros podridos por otros más frescos de sus víctimas. En la actualidad, Terror es un mercenario de éxito al que le tienden una trampa que hace que su vida esté en peligro por primera vez en mucho tiempo. Tras esta premisa que tiene una gran cantidad de elementos que molan (espada y brujería, mas tiros, mas tías buenas, mas ultraviolencia, mas casquería a mogollón, mas humor negro... ), se esconde una historia bastante light que no pasa del mero entretenimiento intrascendente, muy lejos de la obra maestra de Lapham. A ver, que yo me lo he pasado bien leyéndolo y que se nota que el guionista es un maestro del género negro, los personajes, dentro de los tópicos, están muy bien traídos y la historia, aunque predecible, está bien construida. Pero de Lapham uno espera más.

En cuanto al dibujo de Zicher, nada que objetar: realista y sucio, al pelo a una historia que necesita mostrar hasta la última tripa colgando y el último trozo de seso espachurrado para poder ser efectista.

2 comentarios:

Crítical + dijo...

Con Lapham, me ocurre lo mismo. Después de leer Balas Perdidas estoy al tanto de todo lo que escribe pero todavía no he leído nada que me enganche como ésta. Quizás Silverfish. Terror Inc está entretenida, que no es poco. A la espera de que publiquen Young Liars.

Una de dos, o le pagan muuuucha pasta en Marvel y en DC o no se le ocurre como finalizar Balas Perdidas. Espero que algún día se acuerde de élla y le de el final redondo que se merece.

César Alcapone dijo...

A mi la que hizo de Spiderman me gustó también, pero vamos que fue reescribir el origen y poco más, eso sí, con su estilazo.