martes, 23 de marzo de 2010

Sócrates el Semi-Perro III: Edipo en Corinto (Sfar/Blain)

Dos años hemos tenido que esperar los fans de Sócrates el Semi-Perro para una nueva ración de relectura de mitos griegos con guarnición de ironía fina sobre la naturaleza humana a cargo de los franceses Joann Sfar (guiones) y Crhistophe Blain (dibujos).

En esta ocasión en el camino del parlanchín perro filósofo se cruza con el de un bebé condenado a muerte por habérsele predicho un futuro en el que se acostará con su madre y asesinará a su padre. Sócrates se hace cargo del crío y lo lleva la corte de Corinto, donde procurará evitar tan aciago destino mediante la filosofía, la educación y la satisfacción de sus deseos carnales, ya que, según su teoría, un individuo con sus apetencias cubiertas no buscará la violencia. El Rey de Corinto (o más bien su mujer), el gañán de Heracles y el mismísimo Zéus tendrán sus propias opiniones al respecto.

Una serie de alto nivel que, poco a poco, mejora. No en vano sus autores están entre lo mejorcito de la BD moderna. Guarda mucho en común a El Gato del Rabino del mismo Sfar (animales parlantes opinando sobre el mundo de los humanos), pero donde la acidez del gato sólo busca su propia conveniencia, la del perro intenta entender y mejorar el mundo que le rodea.

3 comentarios:

Crítical + dijo...

Me han recomendado esta serie varias veces, pero:
-Nunca he leído nada de Sfar.
-Aunque no le suelo dar mucha importancia al dibujo en los tebeos, en este caso, no sé porqué no me entra por el ojo.
-El precio de los tomos europeos.
No sé si hacerme con el primer número a ver qué tal

César Alcapone dijo...

Esta serie gana con cada entrega, por lo que el primero a lo mejor no te parece tan bueno. Para empezar con Sfar te recomiendo El gato del rabino, Gran Vampiro o Profesor Bell... o directamente La Mazmorra. Eso sí, el dibujo es muy suelto, más que el de Blain, por lo que a lo mejor te entra menos.

Crítical + dijo...

Probaré el de Socrates, si o si. Tantas personas recomendándolo no pueden estar equivocadas... o ser todas parientes de Sfar.

El gato del rabino lo cogeré en la biblioteca para darle una oportunidad. Me suena haberlo visto en alguna estantería.